domingo, noviembre 20, 2005

Día 1: Lunes 31 de Octubre de 2005

Hoy me toca salir del aeropuerto de Barajas con destino a Copenhague donde haré escala antes de llegar al aeropuerto de Narita. He intentado no dormir nada de nada para así poder dormir en el avión y hacer el cambio de horario. Tengo la maleta completamente llena (de hecho he tenido que sentarme encima para cerrarla :-D) pues al fin y al cabo me voy 6 mesecillos a tierras niponas. My mother me ha llevado al aeropuerto, me he despedido de ella con alguna lágrima de por medio y después he tomado algo en el aeropuerto con el mío pater.

Ya en la puerta de embarque he empezado a ver niponcillos que llevan la misma ruta que yo. En su mayoría son personas mayores, supongo que el inserso japonés les permite estos viajes tan largos. Excepto por otros 4 españoles más, todos los demás eran extranjeros. Ya dentro del avión he empezado a escuchar mis primeros “palabros” japoneses de las personas que pasaban a casi un palmo de distancia y me pedían perdón encarecidamente (debe ser que ocuparon mi espacio vital o algo así :-D). Lo más que he conseguido que saliese de mi boca es un simple “ii desu” (está bien). Vuelo estándar de 3 horitas, leyendo un poquillo de japonés y viendo como la gente se descalza alegremente en el avión, un poco cerdada. Y ná, que ya hemos llegado a Copenhague, a un aeropuerto que parecía pequeño pero que luego resultaba ser más grande.

Veo unas cabinas, hago unas llamadas, me voy a la zona de “Wireless Access” y veo que sí, que muy wireless y tal, pero para nada “moneyless”. Si quieres acceder te toca pagar, así que le chasquen al mundo y pasando. Me piro a hacer el embarque para el vuelo de Narita pasando antes por una tienda a comprar colonia, donde me dejé estafar un poco :-). El sistema en el aeropuerto es distinto a los otros en los que he estado, aquí primero entregas el billete y después accedes a la sala de espera… Y ya tenemos el primer problema. Que me dicen que en mi billete hay un mensaje codificado. Yo claro me quedo todo loco, mirando a la pava que me dice que espere. La tía que habla con todo dios y me dice que si tengo vuelo de regreso. “Ahá, ahí está el tema, normalmente no puedes entrar en Japón sin vuelo de vuelta”. Le explico a la tía que en el pasaporte está la información de la embajada en la que se indica que voy a estar allí 6 meses y tal. No me hace ni caso, se vuelve a pirar, y cuando regresa le abro el pasaporte y le enseño el visado, la tía japo pone los ojos como platos (bueno, como platos ovalados) y me dice “Anda leche, que tienes un visado”, y yo “Anda leche, pero si tienes ojos” (capulla J). Ya me dejan tranquilo, diciendome que soy bien recibido en Japolandia y me pongo a observar a la gente que anda por allí. Ya no hay españoles, toy solito ante el peligro. Hay más japos, unas chicas que no paran de ejcojonarse, unos chavales en uniforme de deporte que pertenecen al “Floorball Team” (no sé lo que es, estos japos…), nipones y europeos sueltos y alguna pareja de japones/sa – europeo/a. De esto último me llama la atención una pareja. El menda parece el típico malo chungo ninja wei de una peli, y la piva el típico pibón rubio (no muy alta eso sí) con un montón de curvas, pero con una cara de mala y zampa… Hay cosas que se entienden perfectamente.

Bueno, después de una hora y media de retraso porque tenían que arreglar el “entertainment center (EC)” estoy hasta los mismísimos del EC y quiero ver que porras es ese cacharro y volar de una vez. Cuando entro me encuentro en el típico avión de película americana, esos con una columna de asientos en el medio, y otras dos pegadas a las ventanas, Vamos que el avión es tocho. En el asiento, una almohada y una manta, que guay.










Miro por la ventana y contemplo esto:






Joer que peacho de ala!!! Y después de flipar con ella, por fin me encuentro con EC (que no ET).






Un canteo, tienes un control que puedes sacar de su alojamiento para convertirlo en un mando a distancia, que a su vez es un mando de consola parecido al de la play.









La verdad es que esto mola mazo :-D. 12 Películas, 20 tipos distinto de música, 10 juegos diferentes (aunque son todos una kk), información del vuelo, visualización de las cámaras frontal e inferior del avión… una pasada vamos.







Justo antes de despegar nos cuentan que nos tenemos que poner cómodos, que nos aflojemos la ropa ajustada y que nos quitemos los zapatos (ahora entiendo a los mendas del anterior vuelo, que poco civilizado que soy por dios :-D), pero cómo no, las tías japos ganan a cualquiera, una de ellas SE HA TRAIDO LAS ZAPATILLAS DE CONEJITO, que crack la tía :-D. Después de hacer el capullo un buen rato, verme la peli de Sr. y Sra. Smith, intento dormirme. Pero antes la cena, y cómo no la cena se sirve para tomar con palillos :-)






Como era de esperar tardo poco en sobarme porque estoy hecho una porra, pero como también era de esperar, me despierto al poco con dolores en partes que no conocía de mi cuerpo, además de tener los pies completamente dormidos. Duermo a ratos y entre sobada y sobada abro la ventana (ya es de noche y estamos en la costa norte de Rusia) y veo esto: (Va por ti Rafa).






La verdad es que no se ve muy bien, pero es como un resplandor verduzco que aparece en la dirección del Polo Norte. un poco más tarde, cuando está amaneciendo veo esto:






Espero es que este amanecer tan bonito sea premonitorioJ.

Por Cierto: FELIZ CUMPLEAÑOS MIGUI-MAN!!!

1 Comentarios:

At 8:29 a. m., Anonymous Anónimo said...

Que pasada Jose,me encanta,eres un fenomeno.
J.Blanco

 

Publicar un comentario

<< Home