jueves, noviembre 24, 2005

Día 8: Lunes 07 de Noviembre de 2005

Hoy toca curro. En mi planning tengo puesto que hoy por wuebousings tengo que terminar los ejercicios de la primera parte de mi formación (son 3 partes). Ya voy viendo la luz. Tengo unas cuantas preguntas que le pregunto a Álvaro que me constesta además de contarme un montón de cosas adicionales, y joer como mola entender las cosas por dios! Esto ya va, para hoy lo termino, y mañana ya me pongo a preparar lo de Reconocimiento de Patrones, que me huele que me toca repasar un montón de estadística.

Mientras miro lo de la Zaurus. Busco ‘reviews’ y en la primera dice que es una PDA normalita, pero en otra veo que el tío que hace la review es un japonés que se dedica a hacer traducciones, y la pone por las nubes. Vale una de cal y otra de arena. Encuentro una página de usuarios de Zaurus, y veo que hay una comunidad numerosilla de gente haciendo cosas. Además la review del japonés molaba, porque decía que se podía incorporar archivos de otros diccionarios y hacer búsquedas simultáneas. Lo que me sigue sin convencer es que al traducir no consigo ver la pronunciación de los Kanji (porque la traducción la muestra en Kanji). Luego en casa lo miro. A todo esto estoy viendo que mi MP3 de marca “nisu” empieza a tostarse. Ya desde hace tiempo no lo puedo conectar al ordenador para intercambiar archivos (mierda y tenía ahí mis 20 GB de música), pero es que ahora se bloquea y se escachifolla entero. JURO QUE ES UNA CASUALIDAD, y que nada tiene que ver el que esté babeando por el iPod Movie de 60 GB, palabrita del niño Jesús.

Después de comer nos pasamos siempre por el Family Mart para comprar algo de postre. Esta vez he aprovechado para cargar la tarjeta Brastel para llamar barato a España. Me ha echado una mano Álvaro. Supuestamente puedo llamar por 17 yenes el minuto.

Como he llegado a las 10 (porque anoche estuve cacharreando demasiado) me tengo que quedar hasta las 18:45 :-(. Estoy todavía ejecutando un procedimiento y aparece Guilleume y me pregunta si me voy con él y Pedro a cenar. Pues vale, estoy que no veo nada y voy a morir de sueño, pero me apunto. Pedro se raja y al final somos el españolito y el franchute en el restaurante. El restaurante es curioso, porque te puedes poner todo el arroz que quieras gratuitamente (SIIIIII ARROZ GRATIS!!!). Hablamos de un montón de cosas, de nuestras carreras, de Japón, del curro, de chicas… Me cuenta que a él también le costó mucho lo del HTK (Que es la primera parte), porque es una chufa. Pero que no me preocupe. Que él también estaba agobiado al principio, pero que en las presentaciones nadie te evalúa, y que en el curro tampoco hay nadie realmente controlándote. Me cuenta que el Aaron se pasa muchos días sobando, porque luego está toda la noche en Internet o viciandose al ordenata (este Aaron…). La verdad es que me quita mucho peso de encima, porque veo que en el fondo la gente que está allí es gente normal, no son súper cerebros…

Me invita a quedarme con él y los demás en una cafetería a estudiar japonés, pero estoy muy sobado. Me vuelvo a casa, y ¿qué hago? Pues en lugar de dormir, cojo la PDA y me pongo a intentar ver como se establece una alarma recurrente. Cada vez me gusta más mi PDA, porque cojo y copio los mensajes del interfaz, se los meto al diccionario, y me los traduce perfectamente. El problema es dibujar correctamente los kanji, pero así los aprendo :-D (aunque los tenga que repetir como 50 veces hasta que encuentro el estúpido orden adecuado). Al final lo he conseguido. Alarma recurrente establecida para despertarme todos los días a las 8, YA TENGO DESPERTADOR, ey y solo me ha costado 500€ :-D.

Bueno que me voy a dormir un rato, que con la tontería ya es la 1:30.

1 Comentarios:

At 12:46 a. m., Anonymous gyru said...

Venga, ánimo, la proxima vez nos miramos como funcionan las cosas antes de gastarnos 500 € (aunque me temo que te saldrá bien, o que nunca reconocerás que la has liado :-p )
xD

 

Publicar un comentario

<< Home