martes, diciembre 20, 2005

Día 33: Viernes 02 de Diciembre de 2005

Por fin es viernes, habrá que montar algo para este finde. Entre entrenamientos y evaluaciones, se empieza a gestar un plan infernal para el sábado. Nos vamos de marchuka a roppongi, luego a dormir a un manga-café, después a Akihabara a frikear y por último a Harajuku a ver gente con la ropa más rara del mundo. Ya tengo engañados a Piraña y a Aaaron, así que me toca cancelar lo del tenis (Owa-san me había preparado ya a alguien para que me fuese a buscar a la residencia y todo!!!).

OSTIÁ! Pero si hoy es el concierto de los Gamma Ray! Me cago en todo lo que se menea… tenía ganas de verlos. Se lo comento a Christian y me dice, TIO TENEMOS QUE MIRAR A VER SI NOS DA TIEMPO!!! Le recuerdo el precio del concierto (6.500 yenes) y le veo flojear. Dice que tiene que escucharlos primero para estar convencido. Le dejo el mp3 y dice que no se lo pierde ni de coña.

Dicho y hecho, hacemos que Takako llame a la sala de conciertos para comprar dos entradas. No se puede, la venta anticipada ya se terminó. El concierto que empieza a las 7pm. Christian que mira los trenes para ver como llegar. Tendríamos que salir una hora antes del curro… Con dos cohonos le pregunto a Owa-san si es posible. Nos dice que como hemos cumplido el horario “intocable” de 10 am a 3 pm, que podemos hacerlo, pero que por favor recuperemos el tiempo la semana que viene. GENIAL. Vamonos de concierto. A toda leche intento cambiar los planes de muerte de la noche del sabado para la noche del viernes. No se viene nadie más con nosotros, pero quedamos para el día siguiente en Akihabara. Además Pedro va a ir por la tarde a una exposición de robots a la que me encantaría ir. Pues ale, Christian y yo moriremos esta noche :-D.

Salimos a toda leche, bajamos al cajero a por las pelas. Sacamos 10.000 yenes cada uno. Mientras los sacamos me doy cuenta de que no llevo ni el plano del sitio ni la ruta de los trenes. Mientras salen mis pelas me subo a toda ostia a la planta 22, entro como Flash hasta mi despacho. Encuento la ruta de los trenes pero no el mapa. Me lo habré dejado en la mesa de Christian?. No está. Vuelvo a la mía… JODER, ES ESE PAPEL DOBLADO. Bajo flechao, el ascensor se para en la planta dos, me da igual bajo por las escalaras. Dirección, Youth Heim para cambiarnos de ropa.

Escena mezcla de Verano Azul (por la ropa) y Días de Trueno (por lo flipados que ibamos en la bici). El tren sale a las 5:25, y hemos salido de la office a lo tonto a las 5:15. Pa mi que no nos da tiempo. A todo esto llevo unas barbas de una semana sin afeitar nada, el pelo to guarreao del día, la ropa igual y no tenemos tiempo de darnos una ducha. Subo las escaleras en plan Spiderman, me cambio de ropa y salgo de nuevo. Christian no está (leche si vive en el primero). Al poco sale, pero ya son las 5:23, no llegamos ni de broma.

Cogemos el siguiente tren. Haciendo caso al plano pone que hay que parar en Ebina y hacer transbordo para coger otra línea, así que hacemos caso al itinerario y paramos en Ebina. Al salir pierdo el ticket que había comprado para ir a Shinjuku, porque con las prisas compré el más caro que me dejaba ir a todos los sitios. Craso error, pues si hubiese comprado el más barato luego podría haber pagado la diferencia, pero resulta que la mierda esta no funciona al revés GRRRR. Pero lo peor es que resulta que el transbordo que ponía era de un local a un Express DE LA MISMA LÍNEA, así que más jodido todavía. Vuelta adentro y a esperar a otro Express. Tenemos suerte y pasa uno bastante pronto. El tiempo se hecha encima, paramos en Shimokitazawa y hacemos transbordo, ahora en dirección a Shibuya. Llegamos y no estamos en el sitio que yo me conozco, pero al poco de callejear me encuentro. Seguimos el mapa y milagrosamente llegamos antes de que todo empiece.









En el camino veo un parking en el que los coches no entran en una rampa como en los que estamos acostumbrados, sino que se deja el coche en una especie de ascensor rotatorio y ale listo. Se ve que tienen que aprovechar el espacio al máximo.



La entrada nos cuesta 500 yenes más cara por ser en taquilla, luego nos encasquetan una consumición por otros 500 yenes, y por último me hacen dejar la cámara de fotos, Y ME DAN UNA MIERDA DE PAPEL DE PERIODICO CON UN NÚMERO 6 apuntado. Qué decepción, pensaba que me darían una pulsera magnética con un codígo secreto o algo. Pues no, una mierda de papel que cualquiera puede reproducir… Confiemos en esta gente.

Ahora estamos dentro. Mazo gente, casi imposible andar. El sitio muy alto, muy bien decorado para el concierto y con gente de todo tipo. HASTA HAY GENTE CON TRAJE EN UN CONCIERTO HEAVY! Flipo. Buscamos las taquillas para dejar la ropa que nos sobra. Otros 300 yenes, y aquí las taquillas no son como las de los centros comerciales en España, que puedes luego recuperar las pelas, QUE VA! Aquí se las traga y lo peor es que como se te olvide algo y tengas que volver a abrirla te TOCA VOLVER A PAGAR. Joder que negocio.

De vuelta de nuevo a la sala, buscamos beber algo, pero la barra a la que vamos no pertenece a la sala, es como un negocio explotado a parte, y como no hay quien ande pues ya nos quedamos por donde estamos. Además acaban de salir a escena los teloneros, Storm Warrior. Son unos peacho de jevorros, con unas melenas larguísimas (al cantante le pasa de la cintura). No paran de mover los pelos mientras cantan y tocan. El bajo es un gordísimo con mazo pelo en todos los sitios, el cantante con una tripilla bastante maja y los demás van hacia lo delgado el progresión. La verdad es que me recuerdan a un grupo de vikingos :-). De lo que me doy cuenta rápidamente es de lo BIEN que suena la sala, y digo BIEN con mayúsculas porque en serio que acojona lo bien que suena. Parece que los japos no gritan una mierda, pero yo creo que es porque los altavoces se comen todo el sonido. Para que os hagais una idea los altavoces deben ser unas pantallas de audio de 4 metros que cuelgan del techo (que debe estar a 10 metros o más). La pantalla tiene forma de arco circular supongo que para distribuir mejor el sonido. La leche.

Store Warrrior está bien, pero no consigue llegarme y por lo que veo tampoco a los japos. Después de su rapidísima actuación Christian y yo nos movemos hacia la otra barra (al otro lado de la sala) desde nuestra posición en un lateral. Compruebo que las bebidas sin alcohol cuestan 200 yenes y las que no tienen alcohol 500 yenes, vamos que nos han hecho el lío en la entrada con la “copita” barata. Por supuesto no voy a perder pelas, así que me pillo la lata de “zumo de no sé qué con alcohol”. Es una mierdecilla la verdad. Según salimos de la barra vemos al guitarrista de Gamma Ray pasear por delante nuestro. Mejor dicho veo, porque Christian no tiene ni idea de quién es esta gente, de hecho se creía que eran Españoles, CUANDO SON DE SU TIERRA GERMANA! Aprovechando el parón, nos metemos en todo el centro. Vemos que ya están preparando el escenario para el grupo principal, y los técnicos dicen cosas en Alemán consiguiendo que Christian se parta el culo (luego me traduce algunas cosillas, pero ya no tiene gracia).

Ahí que salen los Gamma Ray. (las fotos son del movil de Christian, con lo que son una chusmilla).






El bajo me lleva una pintaza de GAY que no se la aguanta. Está to mazado, pero ya se le notan los años, y me lleva esos cueros ajustados y la chaqueta abierta enseñando pechote depilado. Su cara es un cosa de lo más extraña en serio. El cantante tiene una cara ambigua, de hecho en algún momento me parece una piba. Y el guitarra también parece flojear. Joder, y yo que me esperaba algo en plan Manowar, con las espadas y tal :-D. La verdad es que lo arreglan todo con la primera canción, QUE CAÑA. Los japos se vuelven locos, pero la verdad es que no se les oye por culpa de los altavoces. Son un poco raritos los japos en los conciertos japos. No parecen tener iniciativa propia, esperan a que alguien del grupo haga algún gesto para luego reproducirlo… que tristones. Lo que me encanta es que, aparte de que haya gente con pintas mazo heavy y gente con traje en el mismo sitio, es que te dejan bailar a tu bola, no hay nadie dandote ostias, ni nadie con la camiseta quitada pringándote entero con su propio sudor. Joder que ya tengo bastante con el mío, no me bañes con el tuyo. Pues eso en Japon no existe, porque aunque se les ve disfrutar a saco con la música y saberse las canciones que te cagas, no se ponen a bailar haciendo el capullo y repartendo ostias. Saltan y se menean pero siempre con respeto por los demas. ME ENCANTA. Yo me pongo a gritar como un salvaje, tanto que me destaco de los demás, incluso le pido a Chrisitan que me diga algo en alemán para gritarlo en medio del concierto. FUNCIONA, el cantante se cosca de los dos únicos europeos en la sala :-D.





Mi cuello empieza a sufrir las consecuencias, estoy todo sudado, pero sigo y sigo. Muchas de las canciones no me las controlo en absoluto, pero se escuchan genial! Me lo estoy pasando en grande! Creo que Christian también, aunque se lo toma con más calma. En los parones me cuenta que en su universidad cada año organizan una especie de fiesta heavy con muchos grupos y me invita a que el año que viene me apunte.

Ahora lo típico en todos los conciertos, esta es la última canción, os queremos, se van, y al poco vuelven. Sigue la fiesta. Al rato otro parón. Hasta luego. Pero regresan otra vez con un tío moreno de grandes melenas que sustituye al cantante de Gamma Ray y la verdad es que el menda canta que da gusto. Se lo curra un montón. Los japos parece que le conocen, tengo que buscar información de este tío, puede ser un descubrimiento. Después de un par de canciones sigue Gamma Ray.





Otro parón. VUELVEN. El concierto va a durar más de dos horas, GENIAL. En la última canción aparecen Store Warrior VESTIDOS CON TRAJES JAPONESES TRADICIONALES Y CON EL PELO ATADO EN MOÑO CON PALILLOS. Se monta una fiesta de la leche en el escenario. Alguno se suelta los pelos y empieza a agitarlos al viento. Otros haciendo reverencias a los miembros del grupo. Se está saliendo el concierto. Acaba la canción. Parece que se termina el show, pero en esto que veo que Kai (el cantante) se acerca a los miembros (mejor dicho componentes, que sois muy mal pensados) y les dice algo. Comenta que como hoy es el final de la gira de Gamma Ray, que van a hacer algo loco. En esto que se ponen los Store Cloud a tocar y cantar con Gamma Ray en la última canción. QUE PASADA!!!!





Por fin se acaba, veo a Rambo Japonés, un menda enorme (solo en anchura, porque de altura le saco una cabeza) todo vestido de camuflaje y con una cara de bestia parda que no se la aguanta. Hay una cola de la leche para entrar a las taquillas. Nos empiezan a echar del centro de la sala donde, a parte de haber repartido unas hojas con la lista de las canciones que han tocado (solo unos pocos han podido conseguirlas), se comienza a recoger todo el escenario. Le digo a Christian que les grite algo en alemán, a ver si podemos irnos con el grupo después de fiesta (David, el español del otro día, me contó que los SA vinieron por aquí y luego se fue con ellos de copas), pero Christian se corta! Ay ay ay ay, cuanto hay que aprender amigo germano. Foto de fin de concierto:






En las taquillas huele que apesta, lo que nos hace darnos cuenta de que nostros también debemos oler de la misma forma… Pues mira, si nos hubiésemos duchado estaríamos igual, así que al final nos ha dado igual venir hechos unos guarretes. Foto de la entrada de la sala.





Nada más salir de la sala un ”relaciones públicas” japones nos intenta convencer para que nos metamos en la sala para una fiesta TECNO. Joder que cambio, no? A lo mejor volvemos, pero ahora tenemos que cenar algo, así que vamos en busca de un Mc. Donalds. De camino por la acera a plena luz de neón, una tía se acerca a Christian y le dice algo de “no se qué de un job”. Fijo que es una putilla pidiendo trabajar. Efectivamente no me equivoco, pero lo que le había dicho en verdad era que si quería un “blowjob” (una mamada vamos). Joder como está por aquí el patio.

En el paseo todavía nos asaltan otras dos tías más, esta vez ofreciendo masajes (que ya sabemos como acaba el masaje…). Intento guiar a Christian al Mc Donalds en el que estuve con David y los demás el otro sábado, pero acabo en otro. Joder, yo creo que los otros dos deben estar muy cerca, sea como sea ya van 3 en el mismo área de influencia de una estación… Una pasada. Nos pedimos 3 hamburguesas cada uno, yo 3 Teriyaki Burger. Bajamos al piso de abajo que es de no fumadores. Hay dos tías maquillandose, lo cual no es raro en Japón, aunque es más bien una de ellas maquillando a otra. A Christian le mola la esteticista (no te jode, es la que está más buena). El problema viene cuando la maciza se saca un secador y un cepillo del bolso Y LE EMPIEZA A HACER UN PEINADO COOL a la amiga. Esto ya se pasa, solo falta que se empiecen a duchar y vestirse aquí… También hay un japo totalmente cocido, pero tanto que se cae al suelo. Al principio los colegas se parten el culo de él, pero luego cambian a modo preocupación.

Durante la cena decidimos quedarnos en Shibuya en lugar de ir a roppongi pues si vamos al club que nos han dicho antes solo nos cuesta 1000 yenes, y después de lo que nos hemos dejado en el concierto (casi 8000 yenes) pues no estamos para derrochar. De todas formas yo creo que hoy no triunfamos, llevamos “Eau de Piraña” encima y no se nos va a arrimar nadie.





De vuelta al club ATOM, otra vez a aguantar a las putis entrandonos. Incluso vemos a una muy mayor haciendo de madurita, pero la verdad es que resulta triste verla. Llegamos al sitio y tenemos tiempo para pasar por un Family Mart a comprar algo alcoholico antes de entrar, hay que ahorrar :-D. Vagamos por unas calles muy “underground” pero al final llegamos, compramos, bebemos y volvemos.

Vamos para adentro! El relaciones japo de antes que nos pilla por banda y que le enseña los dientes a otro relaciones que se acercaba (SON MI TESORO!!!). Metemos toda la ropa a presión en otra taquilla-timo de las que hay por aquí, y nos mete en un ascensor… Esto me recuerda a “Abierto hasta al amanecer”, pero según subimos se empieza a escuchar el poki poki :-D.

Se abren las puertas y aparecen un huevo de negros hiper mazados que nos hacen un manoseo completo en busca de objetos peligrosos (ey no toques ahí, que eso es un objeto peligroso ;-D). Siguente pagamos la entrada y nos marcan con una pulserita de estas que se llevan ahora de diferentes colores. La nuestra es verde, debe significar algo así como “ESTOY A FAVOR DE LA FIESTA A MUERTE Y QUIERO MORIR BAILANDO”.

La sala no está muy llena aún, pero ya se ve gentecilla, y a diferencia de Madrid hay bastantes chicas. La media de calidad es bastante más alta que el otro día en Roppongi (GENIAL!). La verdad es que ha sido un cambio un poco fuerte, del heavy metal fuerte (aunque con gente vistiendo traje :-D) a el Tecno-Progressive de esta sala. El DJ es bastante bueno, pero la gente todavía no se lanza a bailar, salvo un español y un alemán que andan por ahí haciendo el capullo :-D (estos gaijins…).

Poco a poco se va llenando la sala, y percibo como la gente aquí baila de forma muy rara, diferente, graciosa o simplemente penosa (llamalo X). Yo soy lo peor bailando, lo reconozco, pero he visto mucha gente bailando en España, y leche ESTOS JAPOS SON MUY MALOS! Ahora entiendo a los “morenos” que se meten con los “blanquitos” :-D. Justo cuando creía que la cosa no podía ir a peor en cuanto al tema del baile, el DJ pone una canción muy conocida, y algunas tías empiezan a hacer movimientos extraños. Cuando digo extraños teneis que acudir a la bibliografía: POWER RANGERS, cualquier episodio. ESTAN LOCOS, se ponen a mover los brazos en plan serie B de super heroe japones, y se quedan en posturas subnormales que se deben creer que son guays!!! PERO TÍOS, que sois tan frikis que bailáis como tal! Joer que pena que me está dando. Lo peor es que como todo el mundo lo hace Christian intenta imitarlos. PARA TIO!. De verdad no tengo palabras. Imaginaros a todo dios moviendo solo los brazos como si estuviesen haciendo un casting de OT Power Ranger, para después de hacer el subnormal acabar con la cabeza agachada, la mano derecha sobre la cabeza, el codo derecho mirando hacia delante, y la mano izquierda levantada hacia atrás. IM - PEZIONANTE!

Entre tanto veo a un grupo de extranjeros, formado por un marica pelao, una vaca burra y una vaquilla de encierro. Me entran ganas de decirles algo, porque somos los unicos 5 extranjeros aquí, pero viendo el panorama paso. Christian que se arrima a todo lo que ve, incluso le regala un globo que ha cogido del techo a un par de japonesas, que se quedan muy cerquita, pero no hacen nada más que mirar con ojos de cordero, no sugieren nada (aunque una de ellas es realmente mona).

Nos vamos al centro, yo que me flipo y le digo a Christian que “vamos a enseñar a esta gente como se baila”, peeeeero, en esto que veo al gaylordfucker de antes bailando en una de las 4 tarimas elevadas con la vacaburra, que es una cerdaburra más que otra cosa. Es muy desagradable ver a Jabba the Hutt bailando con un ser humano… Aparece un japo y le hecha de la tarima (por supuesto con una gran sonrisa y con una educación incomparable). Así que los tíos no podemos subir a la tarima… pues vaya mierda!

Christian sigue de caza, ve una pareja. “Esa para ti y esta para mi”. Mi respuesta “Esa pa ti y esa también para ti”. En esto que una vocecilla se aproxima por detrás y me dice algo ininteligible. Es el maricapelao. Después de varios intentos (porque la musica está altísima) me entero que nos está diciendo que “a lo mejor esas son más de vuestro estilo”. YA CLARO, ahora soy tan friki que me lio con Jabba de Hutt o con la otra gordi. Yo que le empiezo a contar que estoy aquí para conocer Japon así que prefiero conocer otro tipo de carne… Me cuenta que es Americano y que las tías son Irlandesa (la vacaburra) e Inglesa (la solovaca). Miro y la vacaburra me hace todo tipo de insinuaciones que me resultan muy desagradables. Si alguno sois asiduos de los Simpsons podeis imaginar dos capítulos que os van a dar una imagen muy aproximada de lo que mis ojos veían. El primero es en el que el Dr. Intenta medir el tiempo que tardan las grasas de Homer en estabilizarse (y se tiran un buen rato :-D), el segundo es aquel en el que Homer juega al béisbol y ponen en cámara SUPER lenta como el cuerpo de Homer rota y consecuentemente sus chichas siguen el movimiento centrífugio. Pero la tía actúa como si estuviese buena y sigue ahí cerdeando un mazo. Evidentemente Christian y yo pasamos como de comer caquita. Ella sigue haciendo gestos ostensibles para que nos acerquemos, pero mejor pasar e ignorarla.

Entretanto me subo al servicio (segunda planta) y al salir empiezo a escuchar un ritmillo que se me mete en el cuerpo: “a ella le gusta la gasolina….. dame más gasolina”. OHTIAH, regetown. Vamos dentro. Me pongo a bailar, solo que si antes ya daba pena ahora debo ser una especie de Krusti, es decir un payaso. Peeeero, resulta que en la sala hay un grupo de 3 japonesas INCREIBLES. Una especialmente. Una diosa, una diva, el pibón de los pibones. Lleva unos vaqueros del tamaño de una braguita, botas altísimas, medias de rejilla, un sujetador dorado, un top extra fino como las compresas y sin alas, es decir, con toda la espalda descubierta solo cruzada por unas frágiles cuerdecitas… increíble. Babas caen. Las otras 2 también están muy bien, pero no llegan. Yo sigo bailando, pero creo que Rosa me tenía que haber enseñado algo de baile antes de intentar hacer lo que estoy haciendo :-D.

Me bajo de nuevo, me siento en una silla. Casi a mi lado aparece la japonesa del principio que era muy mona, pero va sonríe a su amiga y lo jode todo (DIOS QUE AVERNO DE PIÑOS). Y mientras yo estoy sentado y Christian de pie, veo que la gente empieza a salir disparada por los aires. Ya entiendo, Jabba the Hutt (o lo que es lo mismo la vacaburra irlandesa) está avanzando. Yo me escondo por si acaso, porque creo que va a por Christian, y como él está de pie y es tan alto, fijo que le ha visto y va a por el. Desafortunadamente para mí las cosas no son así. La jodia se las arregla para verme y no solo se aproxima a mí, sino que se mete mi pierna entre las suyas y me pega toda parte de su cuerpo que le es posible. Me siendo como una célula siendo fagocitada :-(. Pero lo peor está por llegar. Me suelta la zorra de ella que “sabes una cosa? Creo que eres gay”. PUES CLARO AJJJQUEROSA, después de verte me he convertido en gay!. Pero como se puede entrar a una persona así. NO TE HE HECHO NI PUTO CASO, como me entras así! Por un segundo pienso en posibles respuestas. La de “efectivamente soy gay porque te he visto” es un arma de doble filo, porque entonces me puede echar encima al marica de su colega. Chungo tema. Decirle que soy alérgico a las cantidades INGENTES de grasa puede ser un poco desconsiderado. Decirle que me da asco su forma grotesca de moverse como Homer Simpson también puede considerarse ofensivo, y resulta que si antes ya era un poco cívico, ahora en Japón me he vuelto realmente respetuoso, así que simplemente le digo que estoy detrás de la tía que estaba justo en frente mío (mentira claro), pero ha colado ;-D. Una vaca menos.

Para quitarnos el mal gusto, nos dirigimos a la barra para tomar un par de copichuelas, que más que copas son vasitos (de verdad que son vasitos), con lo cual en nuestros cuerpos tamaño europeo no hacen ningún efecto. Estoy cansado y me vuelvo al piso de arriba, mientras Christian sigue abajo. Nada más entrar veo a los pibones subidos en unos altavoces y bailando musica latina. BAILAN BIEN, y con lo buenas que están… Madre mía, me hace falta descansar… Me siento en un ventanal que da a la pista de techno. Miro a la gente que baila y está la vaca bailando. Es lo mas guarro que he visto nunca, se reboza con tíos tías y con lo que sea. Pero en plan muy muy cerdo… debe estar muy desesperada…

A todo esto el MACROPAIBON le dice a un japonés que está sentado cerca de mí que se acerque, Y SE PONE A BAILAR CON EL EN PLAN CALENTITO. Los hay con suerte! Al poco se lo dice a otro que está más cerca. Joer, que va a ser una gogó o algo. Cuando acaba mira otra vez, y me pongo como “Asno” en Shrek. “A mí, a mí”. Ese gesto a camara lenta que me dice que me acerque… DIOSSSSSSSS, “jame maten” tengo la bilirrubina, la testosterona y la adrenalina por las nubes. PERO QUE SUBIDÓN. Si es que encima parece simpática la tía. Me quedo sin palabras (pringao!). Nada que ver con las gogós de España que te miran con cara de asco. ESTO ES VIDA SEÑORES :-D.

Me bajo echando leches a dar envidia a Christian :-D. Se sube conmigo y nos quedamos por ahí bailando. Me doy cuenta de que mis pantalones se han roto a lo bestia en la parte delantera (ahí donde queda el instrumento musical). Habrá sido por el baile? Fijo que sí :-P.

Aquí es más fácil hablar que abajo, donde Christian me ha reventado el tímpano consiguiendo hacerme medio sordo. Estamos muy cansados y babeamos mucho. El pibon se acerca a veces a donde estamos porque hay otras tías que debe conocer. La verdad es que viendola de espaldas está prácticamente desnuda, porque lo único que veo es piel (ese baile…). La idea es aguantar hasta el final y luego ir a dormir a un Manga Café, así que al final estamos viendo la tele en la que están poniendo anuncios de televisión cachondos. Yo me estoy partiendo el culo, pero Christian realmente está matado.

Ya son casi las 5, y decidimos irnos (ADIOS PIBÓN, te veré en mis sueños). Intentamos bajar por las escaleras y descubrimos que hay otra planta abajo decorada como una cueva, pero ya está cerrada, tendremos que volver otro día. El marica de alemán este se me raja y me dice que se vuelve a casa. No me hace nada quedarme solito 6 horas hasta que aparezcan los demás en Akihabara, y además este finde ya me he dejado todas las pelas con lo del concierto… Me voy con Christian. Vagando por Shibuya vemos una pantalla de video en la que están retransmitiendo el amanecer (O_O).





Antes de llegar a la estación grabamos un video en el cual se ven las consecuencias de una noche de fiesta muy larga y supongo que bailar con una diosa ;-D, aquí está el link:





Y por último una foto del exterior de la estación:



1 Comentarios:

At 8:00 a. m., Blogger Galudo said...

Joder menudo festival; Concierto, Cena, Disco... Japonesas GUAPAS ahí no te dejes comprar por la carne jejeje. Parece que todas las inglesas son gordas...

Animo y suerte con las japos

 

Publicar un comentario

<< Home